27.7.17

Herbario figurado

Esta fue la propuesta del proyecto de investigación realizado por el alumnado de 4º de ESO. Su origen está, en primer lugar,  en aquellos "herbarios" que algunos tuvimos que realizar hace ya unos cuantos años y que parece que hubieran desaparecido de la práctica docente. Sin lugar a dudas fue una trabajo práctico con el que aprendimos Botánica y que, pasados los años, aún recordamos. En segundo lugar, he notado que cuando los alumnos se enfrentan a los textos poéticos no reconocen los nombres de plantas o árboles que se mencionan, con lo que se añade una dificultad más a la hora de interpretar un poema, y no digamos ya una metáfora. Porque, ¿cómo van a entender , por ejemplo, estos versos de Lorca de su Romancero gitano:
La luna vino a la fragua
con su polisón de nardos.
 o estos
Silencio de cal y mirto.
Malvas en las hierbas finas.
La monja borda alhelíes
sobre una tela pajiza.

si desconocen qué es un "nardo" o un "alhelí"?
Así que tuvieron que realizar un trabajo de investigación en torno a las plantas y árboles que aparecieran en distintos libros de poemas de poetas españoles de los siglos XIX y XX. Después de su atenta lectura, buscaron su significado y una imagen de cada uno. Para enriquecer su estudio, tuvieron que buscar su significado simbólico y, para finalizar, localizar una fotografía que tuviera semejanza con cada planta o árbol, como modo o manera de trabajar la metáfora.
Y estos son algunos de sus  productos finales:





















23.4.17

Face & Book

"A veces volvemos a las páginas
donde una vez fuimos felices.
Es tan fácil como dejar que corran
hacia atrás entre los dedos,
volver a las marcas que dejamos,
a esas breves notas con las que
quisimos indicar a otro lector
que allí debiera detenerse.





Basta con buscarlas para ver
que ya no son las mismas:
algo ha cambiado en este corto
intervalo en que nos fuimos.


Volver es otra forma de medir
la magnitud incierta de la herida."

Alfonso Brezmes, DON DE LENGUAS

19.2.17

Animaladas

O de cómo practicar la descripción: tómese un objeto  de su vida cotidiana. Cierre los ojos e imagine a qué animal se puede parecer. A continuación trate de describirlo como hacen los tratados de zoología: invéntese un nombre, una familia y describa su cuerpo, su hábitat, su alimentación y  forma de vida et voilà . Porque, en ocasiones, "las apariencias engañan".